EL ESTUDIO DE GRABACIÓN

Grabar en un estudio forma parte del negocio musical y, por lo tanto, algo por lo que la mayoría de nosotros tendremos que pasar. Dependiendo de cómo lo afrontemos esta podrá ser una experiencia más o menos enriquecedora pero, desde luego, no seremos los mismos tras nuestro paso por el mundo del registro musical. Es algo que además, en mayor o menor medida, nos hace ilusión y nos supone un reto, es nuestra “carta de presentación” y queremos hacerlo lo mejor posible puesto que vamos a dejar algo nuestro para la posteridad.


En lo referente a la batería, debemos saber que es el pilar fundamental de la grabación y quizás el instrumento más complejo a la hora de grabar, por el número de elementos y posibilidades que ofrece. Además, su sonido y ejecución determinará el rumbo del resto de instrumentos de la grabación. Más de un productor coincide en que un disco suena todo lo bien que suena la batería.


Esta carga de responsabilidad, en ocasiones, puede jugar en nuestra contra y llenarnos de presión, convirtiendo esta maravillosa experiencia en un infierno y haciendo más fría y solitaria la sala de grabación. Para evitarlo os dejo una serie de consejos que he ido aprendiendo en cada una de las grabaciones a las que me he enfrentado como músico y como técnico de batería:

 

  • Cambiar los parches para la grabación: El entrar a grabar con parches nuevos es una garantía de buen sonido. El parche es un elemento que sufre mucho desgaste perdiendo el brillo y la definición relativamente rápido sobre todo en la caja. Estos parches pueden dejarse sólo para la grabación y volver a poner los antiguos una vez finalizada. Puede parecer un desembolso grande pero merece la pena en comparación con lo que cuesta una grabación.

 

  • Realizar un mantenimiento general al kit: Eso supone revisar y engrasar los pedales para evitar que chirríen, que el asiento no haga ruído al movernos, comprobar que los soportes de plato tengan el protector de plástico en la rosca, engrasar los tensores de todo el kit y comprobar que el filo de los cascos esté en buen estado, liso y sin endiduras. En caso de percibir alguna imperfección en el filo, se puede corregir pasando suavemente una vela por el canto y después un paño suave, hasta que la cera iguale la imperfección con el resto del filo. Aunque lo ideal es que un luthier lo repare este truco nos sacará de más de un apuro.

 

  • Cuidar la afinación: revisar la afinación del kit cada cierto número de tomas ya que si los parches son nuevos ceden y se destensan más que unos que ya llevan mucho tiempo puestos en el kit. En mi caso uso una llave torque key de evans, no para afinar si no para memorizar a que tensión tengo el sonido que me gusta y corregirlo rápidamente.

 

  • Tener muy claro que es lo que vamos a tocar y como lo vamos a tocar: Esto nos aporta seguridad y decisión al tener interiorizadas las canciones. Hay que dejar cierto margen por si queremos improvisar algún break o parte pero solo si lo tenemos claro y tenemos los conocimientos necesarios para hacerlo, si no, es mejor ir a lo seguro.

 

  • Grabar los ensayos: es una buena preparación de cara al estudio. En ocasiones el tener un micro delante nos afecta psicológicamente  haciendo que toquemos inseguros. El acostumbrarse a ellos es la mejor manera de superarlo. Con un portátil, una tarjeta de sonido y un par de micros podremos hacer grabaciones muy buenas que nos valdrán de referencia para el productor y para nosotros mismos.

 

  • Trabajar mucho con el metrónomo: Es casi obligatorio su uso en estudio. El estar muy acostumbrado a usarlo os facilitará mucho las cosas. Intentad incorporarlo a vuestra rutina de ensayos. Recordad tocar lo más encima posible del click y sentirlo como un instrumento más de la banda.

 

 

  • Escuchar la opinión del productor, técnico y compañeros: En ocasiones pueden sugerirnos realizar cambios o probar nuevas ideas. Debemos ser objetivos y pensar en el resultado final, mantener siempre una actitud positiva y no cerrar las puertas  a cualquier idea que pueda mejorar el resultado final.

 

  • Intentar hacer tomas completas: Aunque hoy en día se pueda pinchar parte por parte, la calidad interpretativa de una toma completa es mucho mayor y guarda más coherencia con lo que tocamos durante todo el tema. En un directo no hay trampa ni edición, plantear una grabación como un directo le dará más esencia y hará que lo que grabemos se pueda ver fielmente representado en un escenario.

 

  • Tomar un descanso: El despejarnos la cabeza 5 minutos nos hará mantener la concentración y la frescura. El estudio de grabación nos somete a mucha presión y agradeceremos estos descansos.

 

  • No existe la toma perfecta: Debemos ser objetivos y ver si la toma realmente vale. A veces desechamos tomas perfectamente válidas porque se nos ha olvidado un break. Es importante confiar en el criterio de la persona que está realizando la grabación. Actualmente hay mucho margen de edición, hay detalles que se pueden corregir y, aunque no sea lo ideal, nos puede ahorrar mucho tiempo.

 

Personalmente, en estudio, me gusta usar mazas de madera en el bombo ya que ayuda a sacar más definición y  pegada. En los platos no suelo apretar demasiado la palometa e intento adaptar la altura dependiendo del tipo de grabación. Cuanto más altos coloquemos los platos menos entrarán por los micros de toms y caja. También me gusta usar baquetas nuevas y atacar al centro de cada tambor para hacer que el sonido sea más uniforme. Al finalizar una toma intento quedarme quieto para evitar hacer ruidos y que se cuelen en la cola de los platos. Por último, siempre intento hacer todas las pruebas de sonido que el técnico me pida. Sonorizar correctamente la batería será una de las cosas que más determinará el sonido final de la grabación.


Como siempre, espero que estos consejos os sean útiles, os ayuden a disfrutar en el estudio de grabación, hagan de esto algo que nos haga crecer como músicos y, sobre todo, que nos ayuden a estar contentos con el resultado.


3, 2, 1… REC!


(Foto: Estudios Planta Sónica 2, Vigo.)

Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en YouTubeSiguenos en Blogger

Tema: El estudio de grabación

Electronica.

Es un contrasentido que en la epoca que vivimos, ya en pleno 2017, los baterias seais tan reacios a todo lo que es la electronica en el mundo de la bateria.Es como si los teclistas se limitaran solo al piano y hay sonoridades que es imposible conseguir con una bateria acustica por mucho que la retuerzas.Basta con escuchar grandes grabaciones de los 80s y 90s.Que lo acustico esta bien?si pero lo electronico tambien.

Re: Electronica.

El mundo de la electrónica es algo que me apasiona y lo tengo bastante explorado. No creo que una cosa sea mejor que la otra, si no herramientas distintas para crear y ser creativo. De todos modos este post está enfocado a la batería acústica pero me has dado un buen tema para tratarlo en un futuro, un saludo y gracias por leer el blog.

Grabación en estudio

Un post muy recomendable de leer tanto para baterias como para el resto de músicos que forman una banda, no siempre entienden muchas de las cosas que proponemos en los ensayos, como por ejemplo: claquetearlos.
Un saludo.

Re: Grabación en estudio

Muchas gracias por leer el artículo, lo cierto es que la mayoría de lo que escribo es aplicable a cualquier instrumento.

Nuevo comentario