El músico semiprofesional

 

Una de las cosas que siempre se le pasa por la cabeza a cualquier persona que empieza es:"¿Llegaré a vivir de la música?"

Es una pregunta complicada, que entraña incertidumbre, miedo, esfuerzo... Para poder responderla vamos a remontarnos al principio.

Por lo general el camino que sigue cualquier músico es: "me junto con mis amigos, me lo paso bien y es divertido" pero a medida que el tiempo avanza y vamos progresando surjen las siguientes cuestiones:  "hay más que hacer en la vida", "yo esto lo hago para pasar el rato ya que tengo mi trabajo/estudios...". A esto se le une la presión social: "No es seguro", "hay que tener mucha suerte", "puedes tenerlo como hobby..."

Lo normal llegados a este punto es que se compagine con otras actividades "más estables" y es aquí cuando surge el infierno del músico semiprofesional; esa persona que sobrevive en un trabajo que le da estabilidad económica y lo complementa con ingresos provenientes de la música. Seamos sinceros, los horarios de un músico no son compatibles con los de un trabajo a turnos. Es duro llegar a las 6 de la mañana y levantarse a las 8:30 para ir a trabajar (algo que todos hemos hecho) a un trabajo que no nos satisface, sin olvidarnos de nuestras obligaciones diarias, familia, alquiler/hipoteca, hacer la compra...

Eso se traduce a que un músico semiprofesional realiza una doble jornada laboral, algo que puede ser llevadero durante un tiempo pero que a la larga hará que nos decantemos por una u otra vertiente. Lo más duro de esta situación es trabajar con las exigencias que tiene un músico profesional pero a la vez cumplir con las obligaciones del "mercado laboral convencional", pedir vacaciones para poder ir a tocar es algo habitual en este tipo de situaciones.

No todo es negativo ya que hay unas pautas que a mi me han funcionado para poder seguir en la opción musical.

  • Clases de música: son una excelente opción para obtener ingresos y a la vez seguir estudiando ya que te obliga a estar en continuo reciclaje de conocimientos y dar la talla en lo que queremos transmitir al alumno.
  • Bandas de versiones: tocar en una banda de versiones te permite disfrutar de tu instrumento, llevarte un dinero extra y optar a eventos tales como bodas, inauguraciones, etc.
  • Músico de sesión: otra buena fuente de ingresos al poder sustituir a ese colega batería que se ha roto una mano o que no le dan el día libre en el trabajo.
  • Jam Sessions: Obligatorio asistir si quieres darte a conocer en este mundillo, abrir una jam siempre te da algo de dinero.
  • Alquilar tu equipo: Puedes amortizar tu instrumento alquilándolo para grabaciones o grupos de fuera. Duele, pero lo rentabilizas.
  • Ser muy activo en las redes sociales: cuanta más gente te conozca a ti y a tu trabajo, más posibilidades tendrás de que te llamen.
  • No rechazar un trabajo: Salvo que veamos que no estamos a la altura o las condiciones no nos convenzan. Hay que ponerse las pilas, no hay nada imposible.
  • Estudiar mucho: Nadie nace aprendido ya que "el don no existe". Existe las personas que tienen mas facilidad para ciertas cosas, pero el esfuerzo y la constancia nos llevan al mismo punto, aunque tardemos un poquito más.

Se pueden hacer muchas cosas relacionadas con la música, sin que tenga que ser hacer giras con la estrella del momento. Lo importante, una vez tomamos la decisión, es estar preparados para el trabajo duro, la constancia y sobre todo no tirar la toalla.

¡Mucho ánimo a todos!

Tema: El músico semiprofesional

Muy buen artículo.

Consejos de humildad y trabajo. Me gusta.

Mucha suerte.

Re: Muy buen artículo.

Muchas gracias Jose Antonio!

Nuevo comentario

Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en YouTubeSiguenos en Blogger